Preguntar al Tarot

miércoles, 24 de junio de 2009

 


A la hora de consultar el Tarot una cuestión muy importante es cómo formular la pregunta de un modo adecuado para que las cartas puedan ser un verdadero instrumento que nos aporte guía y orientación.


Joan Bunning en su libro "Curso Práctico de Tarot" ofrece algunas sugerencias para a yudar a formular las preguntas:

"El primer paso es revisar a fondo la situación. Piensa en toda la gente implicada de forma directa o indirecta. Repasa tus opciones para el futuro. Deja que tu mente deambule libremente. Considera tu problema sin juzgar ni censurar a ninguna de las partes. Apunta las ideas que se te ocurran, pero intenta no ser demasiado sistemático. Te interesa emplear tu intuición, no el análisis lógico. Una vez acabado el repaso puedes pasar a escribir la pregunta. He aquí algunas recomendaciones:

Acepta la responsabilidad:

Escribe la pregunta de un modo que muestre que aceptas la responsabilidad de tu situación. Piensa en estas dos preguntas:

l.
¿Debería ingresar a mi padre en una residencia o cuidar de él en mi casa?
2.
¿Qué necesito saber para tomar las mejores medidas en relación con las condiciones de vida de mi padre?



En la primera pregunta, el consultante renuncia a su responsabilidad a la hora de tomar una decisión. Quiere que las cartas le digan qué ha de hacer. En la segunda pregunta, simplemente pide a las cartas más información. Sabe que la decisión es suya. Resulta tentador escribir el primer tipo de pregunta. Todos buscamos la certeza de saber que estamos haciendo la elección apropiada, pero él Tarot no puede tomar decisiones por nosotros.

Evita las preguntas que eludan responsabilidades como por ejemplo:

1.Preguntas que tengan que responderse «Sí» «No»:

¿Conseguiré e! trabajo en la agencia de publicidad?
¿Seré capaz de seguir mi dieta este mes?
¿Es el momento de retirarme?

2. Preguntas que empiecen «¿Debería ... ?» :

¿Debería dejar a mi hija marcharse de casa?
¿Debería salir con José?
¿Debería presentar mi solicitud a más de una universidad?


Preguntas exclusivamente acerca del tiempo:


¿Cuándo me pedirá George que me case con él?
¿Cuánto tardaré en tener un coche nuevo?
¿Cuándo conseguiré un ascenso?

En vez de esto, empieza la pregunta con frases como:

¿Puedes darme una idea de ... ?
¿Qué necesito comprender acerca de ... ?
¿Qué significado tiene ... ?
¿Qué lección o propósito encierra ... ?

¿Qué circunstancias se hayan implícitas en .....?

¿Cómo puedo mejorar mis posibilidades de .....?

¿Cómo podría yo ... ?

Mantén abiertas las opciones

Escribe la pregunta de tal manera que quede claro que mantienes abiertas las opciones. Piensa en estas preguntas:

l. ¿Cómo podría animar a mi suegra a que se instalara en otro sitio?

2. ¿Qué necesito saber para llevarme mejor con mi suegra?

En la primera pregunta, el consultante no está abierto a cualquier opción. Se ha decidido por una solución: que su suegra se marche. La segunda pregunta es más abierta. Está bien delimitar el alcance de una pregunta mientras no decidas la respuesta antes de tiempo. Las dos siguientes preguntas son abier­tas, pero la segunda es más específica:

1. ¿Cómo afectaría a mi carrera que me dedicara a las ventas?
2. ¿Cómo afectaría a mi carrera que me incorporara a un puesto de ven­tas en Purdue Insurance?

Encuentra el nivel de detalle más adecuado:

Busca el punto medio entre utilizar palabras demasiado vagas y una pregunta con demasiados detalles. He aquí tres preguntas sobre el mismo tema:


1. ¿Cómo puedo mejorar mi situación laboral?
2. ¿Cómo puedo reorganizar mi escritorio de manera que Tom pueda encontrar mis archivos?
3. ¿Cómo puedo mejorar e! intercambio de trabajo entre Tom y yo?

La primera pregunta no se centra en nada. No especifica qué área de trabajo es la que interesa. La segunda es demasiado detallada. Considera un aspecto menor del problema. La tercera pregunta es la mejor, porque encuentra el equilibrio entre las otras dos. Incluye sólo los detalles necesanos para dejar claro qué quieres saber.

Céntrate en ti mismo

Cuando te haces una lectura a ti mismo, siempre eres e! personaje central. Tu pregunta debería centrarse en tus propias preocupaciones.
A veces es posible que no te percates de que estas onentando tus pregun­tas en tomo a otra persona. Considera estos ejemplos:

1. ¿Qué esconde el problema con el alcohol de Arthur?
2. ¿Cómo puedo ayudar a Arthur con su problema con el alcohol?
3. ¿Qué papel puedo desempeñar en e! problema de Arthur con el alco­hol?

La primera pregunta se centra por completo en Arthur y en su problema. En la segunda pregunta, el consultante está incluido, pero su atención sigue cen­trada en Arthur. La tercera pregunta es la mejor, porque se basa en la propia experiencia del consultante.

Permanece neutral

Permanece todo lo neutral que sea posible a la hora de escribir tus pregun­tas. Es fácil empezar a leer convencido de que tu postura es la acertada, pero si de verdad quieres recibir consejo, necesitas mantenerte receptivo a otros puntos de vista. Considera las siguientes series de preguntas:


1.¿Por qué soy la única persona de la casa que hace las tareas domésticas?
2.¿Cómo puedo estimular un espíritu de cooperación en relación con las tareas domésticas?


1. ¿Cómo puedo hacer que la gente me escuche cuando estoy hablando?
2. ¿Qué es lo que pasa cuando trato de comunicarme pero tengo la impresión de que los demás no escuchan?

1. ¿Cómo puedo conseguir que mi jefe deje de pedirme que haga horas extras?
2. ¿Por qué he tenido que hacer tantas horas extras recientemente?

En las primeras preguntas, el consultante cree que su posición es la correcta: son los demás quienes no cumplen con el programa. Las segundas pre­guntas son más neutrales y menos limitadas.

Sé positivo

Sé positivo cuando escribas las preguntas. Considera estos ejemplos:

1.¿Cómo es que nunca se publican mis trabajos de investigación?
2. ¿Cómo puedo encontrar el foro adecuado para publicar mis ensayos?

1.¿Por qué no puedo superar el miedo a hablar en público?
2. ¿Cómo puedo mejorar mi capacidad de hablar eficazmente ante un grupo?.

1.
¿Puedes ayudarme a entender por qué siempre pierdo los torneos en la última ronda?
2.¿Puedes ayudarme a encontrar la manera de llegar a la victoria en los torneos?

Tal vez te preguntes por qué he dado tantos detalles sobre cómo escribir las preguntas. Este proceso es un ejercicio de atención y concentración que te prepara para la lectura de las cartas del Tarot que vendrá a continuación. Escribir una pregunta normalmente no lleva más de tres o cuatro minutos, y por esta pequeña inversión de tiempo recibes muchas compensaciones. Comprendes mejor tu situación y puedes interpretar tu lectura con más dis­cernimiento."

Para más información acerca de Joan Bunning ver: http://www.learntarot.com/